Turismo sin estrés

turismo-sin-estres

Alejarnos de nuestra residencia habitual y relajarnos. Estos son los requisitos indispensables que deben tener nuestras vacaciones, pero si a estos atributos les agregamos pasar unos días alojados en un hotel de 4 estrellas a escasos metros del mar… se convierten en unas vacaciones idílicas, ¿no creéis?

Si estáis pensando en pasar unos días en una la playa donde poder disfrutar de la tranquilidad que ofrece el mar en los meses de verano, os recomendamos que os alojéis en nuestro Insotel Cala Mandia Resot & Spa ****, situado en la isla de Mallorca.

Una vez en Mallorca aléjate de las masas, encuentra esa cala perfecta para vosotros. Disfruta del sol y del mar. En este artículo os recopilamos algunas de las calas más tranquilas de esta bonita isla para que podáis disfrutar de un verano lejos de aglomeraciones.

Calas en las que disfrutar del mar lejos de aglomeraciones

Cala Varques. Situada en la costa este de Mallorca, se trata de una cala con aguas cristalinas que la convierten en un entorno fantástico para realizar actividades de buceo. El acceso hasta esta cala no es difícil, se puede llegar el coche pero desde el verano de 2015 está prohibido aparcar en el camino que va hacia la playa, con lo que tendréis que caminar 15 minutos. Como curiosidad, en esta playa a veces puedes ver vacas paseando por ella ya que hay una finca de ganado próxima.

Cala Deià. A escasos metros del pueblo mallorquín de Deià se localiza esta cala que tiene apenas unos 75 metros. Es una cala muy tranquila en la que se ha habilitado un parking a unos 200 metros de la misma para que los bañistas puedan llegar hasta ella cómodamente.

Cala Pi. Su extensión es de 40 metros de largo por 140 metros de ancho, con arena y fondo marino blanco, se convierte en el lugar perfecto para ir a pasar una agradable jornada de playa. En esta bonita cala podréis encontrar unas antiguas construcciones llamadas “escars” que eran utilizadas por los pescadores para proteger sus embarcaciones.

Cala Mondragó. Se trata de una de las calas menos frecuenta por lo turistas con lo que podréis encontrar a gente de la zona pasando una agradable jornada de playa. Con 5 kilómetros de extensión, esta cala fue declarada en el año 1992 por el Gobierno de las Islas Baleares como Parque natural y en el 1995 se declaró Área de Especial Interés para las Aves.

Una vez en la isla esperamos que disfrutéis al máximo del entorno y que paséis unas inolvidables vacaciones junto al mar.