La Posidonia Balear, mucho más que un paraje marino

4018337217_1186d9ef57_b

Formentera es la isla más pequeña de Baleares, la paz que transmite y sus aguas azul turquesa la convierte en una de las joyas más preciadas del Mediterráneo. Ese especial contraste de arena blanca y tonos azules se debe a la posidonia, una planta marina del mediterráneo que habita en las aguas de mayor calidad como las de Formentera.

Esta especie es ya conocida como “el pulmón del Mediterráneo” por su importante papel en el ecosistema marino, ya que es una de las principales fuentes de oxígeno, pero también es el hábitat de muchos otros seres vivos y filtra todo tipo de sedimentos, lo que le da esa transparencia típica de las aguas baleares.

Una especie extraordinaria

Una de sus principales características de la posidonia se fija al sustrato mediante rizomas capaces de expandirse varios kilómetros, esto genera millones de plantas desde un mismo clon.

Se han hallado ejemplares de esta especie separados más de 15 kilómetros de distancia que procedían de la misma planta, esto lleva a los científicos a afirmar que su edad es de unos 100.000 años aproximadamente, esto la convierte en el ser vivo más longevo del mundo.

Esa esperanza de vida se debe a su gran resistencia y su fácil adaptación a los cambios ambientales, siempre que no sea a un ritmo acelerado como está ocurriendo en la actualidad.

Una especie en regresión

Pese a que en Formentera cuenta con grandes extensiones de pradera, el número de posidonias está disminuyendo drásticamente debido a la contaminación y al fondeo de barcos.

Por este motivo, el Govern balear aprobó el pasado julio un Decreto para conservar la especie de todo el archipiélago, por lo que ya quedan prohibidas prácticas como la pesca de arrastre, el fondeo de barcos sin un control previo, la extracción de áridos y el vertido de materiales dragados.

Todas estas actividades serán sancionadas con multas que oscilan entre los 100 euros y los dos millones. Esta regulación ha convertido a las islas en pioneras de Europa en la preservación de esta planta marina.

Si el Govern no actuaba, la pérdida de estos ecosistemas ayudaría a acelerar el calentamiento global y el cambio climático, debido a que se modificaría el acidez del agua y liberaría todo el CO2 retenido en vez del oxígeno.

Todo esto también conlleva la desaparición de las 1400 especies marinas y vegetales que dependen de ellas para sobrevivir. Con esta medida, se podrá preservar las plantas que aún viven en las islas, sin embargo su lento crecimiento (2 cm/año) y la poca generación de semillas han hecho que la recuperación de las praderas ya extintas sea definitiva, debido a que requiere una labor de varios siglos para ello.

Cuidémosla entre todos

En Insotel Hotel Group también se vela por la protección de la especie, colaborando de forma activa en apadrinar praderas de posidonia e involucrarse en proyectos impulsados por el Consell Insular de Formentera.

Con el fin de concienciar a residentes, turistas y empresarios de la isla la importancia de preservar esta joya medioambiental y recaudar fondos para su conservación, de esta forma nos hemos convertido en el mayor colaborador.

Si desea contribuir a la causa apadrinando metros de posidonia, puede acceder a aquí. Entre todos está el preservar nuestro entorno para seguir gozando de este paraíso natural.