Menorca Británica: Descubre sus lugares clave

menorca-britanica

Menorca es un lugar excepcional para ir de vacaciones y conocer su variada cultura popular que se ha ido transmitiendo de padres a hijos durante la historia. Además, las numerosas influencias británicas han marcado las costumbres, tradiciones y la forma de vivir de sus habitantes menorquines. Si quieres descubrir la ruta que se esconde en la isla, cómo llegar hasta ella, qué ver o hacer, sigue leyendo. ¡La Menorca británica te espera!

Menorca Británica, conoce su historia 

Durante el siglo XVIII, en plena Guerra de Sucesión Española, y en consecuencia del Tratado de Utrecht (1713), Menorca pasó a manos del Imperio británico. Después de 71 años en manos británicas, y varias dominaciones, en 1802 volvió a formar parte de la soberanía española.

Además, a día de hoy se pueden observar la gran cantidad de influencias que ha recibido la isla por parte del que fue el Imperio británico. Un ejemplo claro sería en la multitud de anglicismos que todavía perduran en la isla, como palabras como silla (en menorquín “siti” y en inglés “sitte”) o tiza (en menorquín “xoc” y en inglés “chalk”). Aunque no solo en eso, también podemos encontrar influencias en la gastronomía, como el nombre “grevi”, que lo utilizan para referirse a una salsa que acompaña a la carne (en inglés llamado “gravy”).

Esta pequeña isla del Mar Mediterráneo se convirtió, por su situación geográfica, en un blanco claro para las invasiones continuas por parte de los piratas al Mediterráneo durante la Época Medieval. En esos tiempos se construyeron varias torres y fortificaciones para proteger a la población del enemigo. 

La mayoría de estas construcciones actualmente se conservan en buen estado y mantienen la esencia de aquella época británica. Entre ellas encontramos: 

  • Bastión del Gobernador: Murallas que se sitúan en Ciudadela desde el siglo XIV, en que actualmente se conservan en dos baluartes: El de Sa Font y del Gobernador.
  • Torre d’en Quart: Es una construcción poco común en la isla ya que no está situada en la costa. Servía para proteger las zonas más vulnerables de las ataques piratas. 
  • Torre de la Princesa: Está ubicada en el acantilado de La Mola y lo construyeron para evitar desembarcos en Es Freus. Al principio, se dividía en tres plantas. En la planta baja se almacenaba la pólvora y los víveres. En la planta de en medio se guardaba la guarnición. Y por último, en la de más arriba, la terraza, es desde donde se disparaban los cañones y se defendía la torre para que no entrase el enemigo. Hoy en día sirve como un museo por culpa de una voladura sufrida por un rayo.
  • Lanzarote: Fue un centro sanitario donde llevaban a los pacientes en cuarentena que en el siglo XVIII habían sufrido la peste bubónica. Actualmente, está declarado como Bien de Interés Cultural y allí se concentran para albergar reuniones y congresos nacionales e internacionales. También está abierto al público para poder descubrir más a fondo la historia de la Menorca británica. 
  • Fuerte Marlborough: Fue construido entre 1720-1726 por los británicos proteger el puerto de Mahón, aunque con el tiempo fue derruido por los españoles, posteriormente se volvió a reconstruir. Su nombre es debido a general británico John Churchill, que era muy famoso en la época. 
  • Camino d’en Kane: Su nombre hace honor al militar irlandés Richard Kane, que gobernó entre 1712 y 1717. Fue construido para facilitar la comunicación militar y agrícola entre Ciutadella y el Castillo de San Felipe. Actualmente, se pueden alquilar  bicicletas y recorrer la carretera bordeada de campo, para así disfrutar del paisaje y ver las pequeñas casas situadas en su recorrido. 
  • La Sede del Gobierno Militar: Durante muchos años fue la casa del Rey, pero tras la invasión británica la convirtieron en el Palacio del Gobernador. A día de hoy es utilizado como sede del Gobierno de Menorca. 
  • Isla del Rey: Los ingleses la llamaban The Bloody Island y en ella construyeron un hospital donde atendían a los heridos de las batallas navales. Además, se dice que allí llegó por primera vez Alfonso II en 1287, de ahí el nombre. 

Está situada entre Mahón (capital de la isla) y Es Castell, una pequeña localidad situada en la bocana del puerto de Mahón. Allí, en la plaza del pueblo, recrean vestidos con ropa de la época, la representación histórica de cómo los ingleses devolvieron a través del Tratado de Amiens, la isla a los españoles. Además, este puerto dispone de unos 6 km de paseo marítimo y es considerado uno de los mejores puertos naturales del mediterráneo.

¿Y para poder visitar todos estos lugares qué mejor opción que hospedarse en hotel en Menorca todo incluido

Tanto en nuestro Insotel Punta Prima Resort & Spa como en Insotel Punta Prima Prestige Suites & Spa, podrás encontrar todas las comodidades para poder disfrutar de la isla en su máximo esplendor y relajarte con nuestros mejores servicios. Ambos están ubicados al lado del mar y en zonas estratégicas para visitar Menorca. 

Disfruta de las vacaciones que te mereces con nosotros, ¡Te esperamos!