¿Qué ver en Menorca sin ir a la Playa?

pueblos-menorca

Cuando hablamos de Menorca pensamos en ocio de playa pero esta bonita isla del Mediterráneo esconde un sinfín de planes para hacer sin pisar una playa de aguas cristalinas. De hecho, gracias a su bello paisaje y su riqueza rural fue declarada Reserva natural de la Biosfera.    

En Menorca podréis disfrutar de paisajes naturales, rutas de sedentarismo, actividades culturales y monumentos históricos que merece la pena visitar en Menorca. Así pues, a lo largo de este artículo os desvelamos todo lo que podéis hacer en Menorca en los meses menos calurosos.

¿Qué hacer en Menorca en los meses de menos calor?

Ir de vacaciones a Menorca en mayo, junio, septiembre u octubre es la mejor opción para pasar unos días de desconexión ya que durante esta temporada la isla goza de una tranquilidad insuperable. Las actividades que os sugerimos a continuación harán de vuestras vacaciones una experiéncia única e inolvidable.

La escapada perfecta: Ciutadella y alrededores

Si visitáis Menorca durante estos meses, podréis pasear por sus calles sin aglomeraciones, por el paseo marítimo y disfrutar de cada rincón de esta bonita isla. Os recomendamos no dejar de visitar los lugares más emblemáticos que rodean esta ciudad. Entre ellos encontramos la Catedral de Menorca del siglo XIX, el Castillo de San Nicolás o la Plaza del Borne.

Además si sois amantes de la arqueología os aconsejamos visitar La Naveta des Tudons, es el edificio más antiguo de Europa conservado en su totalidad y está ubicado en la zona norte de la Isla a pocos kilómetros de Ciutadella.

Este es uno de los monumentos prehistóricos con más antigüedad, es una construcción de grandes piedras sin labrar, únicas en el mundo con aproximadamente 3.000 años de antigüedad.

Mahón, mucho más que la capital de Menorca

Otro de los rincones que no os podéis perder son los “Camins de Cavalls” que recorren la isla de Norte a Sur. Se trata de senderos históricos trazados en el 1330 por el rey Jaume II para poder defender todo su territorio a caballo.

A día de hoy estos senderos son caminos públicos perfectamente conservados, exactamente 185 km divididos en 20 tramos que llevan a todos sus transeúntes a los lugares escondidos con más encanto de la isla.

Durante o al terminar vuestra excursión en Menorca por el Camí de Cavalls, no dudéis en acercaros al Hipódromo de Mahón. Menorca es conocida por su gran afición a los caballos.

Estos los encontramos presentes en eventos tradicionales como las Fiestas de Sant Joan o en actividades de ocio y entretenimiento, como las carreras de caballos. Ir a disfrutarlos un domingo por la mañana os encantará, además la entrada gratuita.

Os recomendamos no dejar la ciudad sin antes acudir al Teatro Principal de Maó, lugar en el que podréis disfrutar de varias obras propias del lugar. Este, es el teatro de ópera más antiguo de España ya que fue construido durante el siglo XVIII, en el año 1829. Sin duda, tendréis la posibilidad de elegir entre espectáculos de danza, teatro, galerías de arte conciertos, etc.

Menorca, territorio de riqueza rural

Además de playas y calas en Menorca, también es posible disfrutar del alegórico paisaje de esta isla descubriendo cada uno de los rincones naturales y maravillosos que nos esconde.

Uno de los puntos más naturales que nos esconde la Isla es el Parque natural de “Es Grau”. También llamado Parque Natural de s’Albufera des Grau, está ubicado en la zona más reservada de la isla y desde el año 1993 es Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Visitar este parque natural significa disfrutar de cinco reservas naturales de una vez: las islas d’Addaia, bassa de Morella, s’Estany, es Prat y la isla En Colom.

En vuestra ruta por la riqueza rural de la isla de Menorca, no olvidéis ir  visitar la Torre d’en Galmé. Este es el poblado prehistórico más grande de esta isla y uno de los más importantes en las Baleares. Al hacer la visita al poblado Torre d’en Galmé deberéis asistir primero al centro de interpretación para conocer un poco sobre la cultura del poblado talayótico y seguidamente podréis disfrutar de las riquezas que nos ofrece este prehistórico poblado.

Gastronomía menorquina por lo más alto de la Isla.

Uno de los momentos más especiales es cuando degustamos nuevo sabores y nuevos platos. Es un momento de experimentación único, vayamo a dónde vayamos. A lo largo de vuestros infinitos paseos podréis elegir la terraza que queráis para tomar algo y el restaurante más apetitoso sin la necesidad de esperar a que os den mesa.

Sin embargo, en este caso, antes de ir a probar las delicias de la isla os sugerimos acercaros al Monte Toro. Desde el punto más alto y céntrico tendréis unas atractivas y excelentes vistas panorámicas de Menorca.

Después de avistar una auténtica puesta de sol, desde el punto más alto de la isla ya podréis saborear la exquisita gastronomía que nos ofrece. Gracias a que en esta temporada hay menos afluencia de turistas en la isla podréis disfrutar de su gastronomía al completo.

Podréis elegir cualquiera de los restaurantes más selectos que, sin tener que hacer colas o realizar una reserva con días de antelación. Ya sea una caldereta de pescado, unas berenjenas al horno, un queso de mahón, una Oliaigua o una escalibada, degustad sin prisa los auténticos sabores de este rincón mediterráneo.

Tranquilidad y relax en Insotel Hotel Group,

Un viajar a Menorca es relax, sobre todo en las épocas de otoño – primavera. Por nuestra parte, desde hoteles de lujo en Menorca,  cuidamos tu tranquilidad al máximo.

Tanto en Insotel Punta Prima Resort & Spa como en Insotel Punta Prima Prestige Suites & Spa, tendréis a vuestra disposición todas las comodidades para poder disfrutar de un confort durante vuestras vacaciones de verano bien merecido.

Nuestros hoteles en Menorca están junto al mar y en zonas desde las que podréis llegar fácilmente hasta cualquier de los puntos rurales de la isla que os hemos recomendado hoy.

¿Preparados para pasar las mejores vacaciones en un lugar maravilloso? ¡Os esperamos!